es muy difi­cil negarle un polvo a la zorra de mi ex mujer