llego a casa cuando a su hija le estaban comiendo el cono